Nota realizada por La Nación

Se conocieron de chicos jugando al rugby y crearon las foto multas de los countries, hoy facturan $85 millones por año

Dos amigos de la infancia crearon un sistema de control de seguridad vial para barrios cerrados que logra reducir en un alto porcentaje los incidentes dentro de sus calles.

La pandemia fue un catalizador de mudanzas a barrios cerrados, tendencia impulsada por quienes desean acercarse al verde en su día a día y buscan un cambio en su estilo de vida. La demanda para vivir en un country aumentó exponencialmente en 2020 y junto con ella creció la cantidad de gente que circula por las calles. La falta de veredas, bicisendas y sendas peatonales en estos lugares y la libertad con la que sus residentes circulan suele propiciar escenarios de accidentes viales.

La inquietud de comenzar este emprendimiento nació en 2005, cuando dos amigos de la juventud se reencontraron para crear un negocio que en 2021 superó los $85 millones en facturación.

Continuar leyendo la nota aquí.